Entradas

BOLIVIA POR LOS SIGLOS DE LOS SIGLOS

  Lillian Calm escribe: "Bolivia podría ser grande, pero no lo es. No siempre los mejores han sido sus presidentes, flagelo no del todo ausente en nuestra América Latina. Y lo peor, Bolivia no ha dejado de mirar para el lado, siempre hacia Chile Que no nos quieren, es decir lo menos. Lo más nimio. Y ahí entonces nos pasamos esperando fallos y más fallos de cortes internacionales que si bien nos dan la razón, ellos hacen como que no entendieran razones. A mi modo de ver hablan desde la sinrazón…”. Dios no se equivoca y es por eso que bienvenida esa vecindad nuestra con Bolivia. Nos es positiva, porque todo es positivo en esta vida, hasta lo que menos imaginemos. En mi caso personal antes que nada aclaro que lo mejor de la historia de la cultura como un todo lo aprendí de un boliviano: Jorge Siles Salinas, que en 1964 dictó ese curso en la casi naciente Escuela de Periodismo de la Universidad Católica. Yo cursaba primer año. He entrevistado también a bolivianos cultísimos: un solo e

diciembre 01

  Lillian Calm escribe:  " ... me hartaron, aunque en rigor a la precisión -y, por supuesto, más que la ecología- me cansaron los ecologista.  Me preocupa el cambio climático, y si hay algo que estuviera de mi parte para evitarlo. al menos en un tris, por supuesto que lo haría; me encantan la naturaleza, los animales, las plantas, pero no se me ocurriría por eso irme al Museo de Bellas Artes, que está apenas a dos cuadras de mi casa, a lanzar mugre contra ninguna obra de las expuestas… ni siquiera contra las que no logro entender y que quizás progresivamente van siendo la mayoría   ". Leo: “Ambientalistas rocían con líquido negro una de las obras maestra del pintor Gustav Klimt en Viena:  Muerte y vida. Se trató del grupo Última generación, que reúne a activistas alemanes y austríacos”. Sigo leyendo: “Ecologistas miembros del grupo  Just Stop Oil  simulan ataque contra famosa obra de Vermeer en los Países Bajos. Dos miembros del grupo se acercaron a La Joven de la Perla en el

23.000 VOCABLOS, 5.000 O SOLO… 75

  Lillian Calm escribe :  “ Un día la educadora María Luisa Vial me había comentado que tenía una preocupación: temía, en el futuro (debido a nuevas disposiciones), no poder seleccionar a sus alumnos, porque a ella no le interesaban los primeros que llegaran a matricularse, sino los más pobres entre los pobres, aquellos que hay que ir a buscar, tal vez, a sus propios hogares. Esos que manejan escasos vocablos y a los que ella convertía en grandes lectores”. Me marcó y mucho un título que leí en el diario español  El Mundo.  No es de ahora pero lo archivé y por eso puedo ratificar el año: 2015. Lo peor es que sigue sin estar pasado de moda. Me quedo solo con el título para no abundar: “  El Quijote  empleó casi 23.000 palabras diferentes. Hoy un ciudadano medio utiliza 5.000”. Eso en España. No quisiera menospreciar a Chile, pero me atrevo a afirmar en forma categórica que los españoles utilizan más vocablos que nosotros, especialmente cuando desde un tiempo a esta parte los chilenos, y

LA DIPLOMACIA DEL PANDA

  Lillian Calm escribe: “En los últimos días, a pesar del deterioro de la tensión mundial producida por la caída de un mortal misil en Polonia, se ha observado un acercamiento, quizás inadvertido por muchos, entre esa China grande, inexorable, misteriosa, y la pequeña isla de Taiwán, y ello tiene como causa directa la enfermedad de Tuan Tuan. ¿Quién es Tuan Tuan? No es un jerarca chino, pero casi. Es un oso panda y los osos panda en China son considerados un símbolo de su cultura milenaria. Y también de su misterio legendario ”. Mientras politólogos analizan en sesudas cumbres internacionales el devenir de nuestro futuro inmediato -futuro que hasta ahora suele terminar salvándose apenas por un tris-, el globo terráqueo ha mostrado en los últimos días su cara más humana. Y no por hombre alguno, sino por un animal. Porque aunque al oso panda se le considera con benevolencia extrema, digámoslo claramente, no deja de ser un animal. El panorama es tensísimo: Rusia y Ucrania, ahora Polonia p

EN BICICLETA

  Lillian Calm escribe: “Leo, oigo y veo que muchos de quienes también han elegido mi profesión se han deslumbrado con un hecho que yo considero hasta banal: que el Presidente de Chile se va y parece que se vuelve hasta y desde La Moneda en bicicleta, teniendo como punto de partida o llegada el barrio Yungay, donde vive: casi tres kilómetros.  ¿Qué tiene de raro que un hombre joven, que no dejó hace muchos los años la adolescencia, pueda pedalear esos casi tres kilómetros?”. Décadas de periodismo adiestran a discernir entre lo que es noticia y no es noticia. Ya en la Escuela de Periodismo algunos profesionales fogueados nos enseñaron la clásica distinción: si un perro muerde a un hombre, no es noticia. Si un hombre muerde a un perro es noticia. Hoy, como están las cosas, ya no me extrañaría que la segunda alternativa dejara también de ser noticia. Para mí una verdadera noticia, perdónenme la redundancia, es la que hace noticia. Leo, oigo y veo que muchos de quienes también han elegido

ACTIVISMO PURO, ¿DESDE LA OEA?

  Lillian Calm escribe: ”El medio digital peruano Lampadia denuncia: ‘salvo pocas excepciones, los proyectos diversos costeados por los aportantes extraordinarios, tratan casi exclusivamente sobre promoción y protección de los derechos de personas LGBTI. Esto convierte tanto a la CIDH como a la Corte IDH, en vehículos de proselitismo político e ideológico, y las aleja de su rol original de protectores imparciales de los derechos humanos’”. He asistido en mi vida a una sola Asamblea General de la OEA. Fue en La Paz y si no me equivoco en 1979, es decir, cuando se conmemoraba el centenario de la guerra del Pacífico. El Canciller de Chile deliberadamente no viajó a la reunión. Hizo cabeza el embajador Pedro Daza, avezado diplomático y -ahora tenemos que agregar-, padre de la doctora Paula Daza, a quien tanto le debemos en nuestra epopeya contra el Covid. Recuerdo que en esa oportunidad en Bolivia nos basurearon. Todos gritaban contra Chile -algunos incluso vestidos de marineros- en las af

BRITISH HUMOUR

  Lillian Calm escribe:  “ Tampoco hay que olvidar, al hablar de humor inglés, que no hace mucho la Reina nonagenaria tuvo la humorada de tomar té en Palacio con el oso Paddington, popular animalito de ficción y de peluche al que se le puso el nombre de la estación de trenes y que hoy se ha convertido en todo un personaje de la debilucha Commonwealth”. ¿Humor Inglés? ¿Británico? No es fácil, para quienes no han nacido en el Reino Unido, comprender su sutileza, pero con los siglos este ha devenido prácticamente en un  must  de su idiosincrasia. Tanto que libros y más libros procuran desentrañar su fina ironía. En los últimos días he recibido decenas de exponentes y como, lamentablemente, mi columna no es gráfica no me queda sino contentarme con reproducir o explicar solo algo de su contenido. Por eso, a buen entendedor… Así me encuentro con esa ilustración en que una reina Isabel II débil y demacrada, pero siempre sonriente, aparece solo horas antes de su muerte, cumpliendo como siempre