Entradas

Mostrando entradas de julio, 2024

DEMASIADOS PINGÜINOS

Imagen
  DEMASIADOS PINGÜINOS   Lillian Calm escribe: “Antecedentes, lo que se llama antecedentes del diputado Jorge Brito, encontré bien pocos: fue líder en su colegio de la  revolución pingüina;  asimismo, representante de Chile, en 2003,  en el Congreso de la Ciencia Joven en Moscú (!)… y de pronto, ya como diputado, hace solo unos días,  presenta una indicación en la discusión de la Ley de Pesca (me dicen que era  copy paste  de la de una activista vegana y debió retirarla en un santiamén), que lo hace saltar a la fama. Claro que hay formas y formas de saltar a la fama”. Mis columnas son de tema libre, pero cuando la nación toda (como decía no me acuerdo quien) solo habla de cholgas, locos y choritos siento, en mi condición de sintiente, que no puedo rehuir el tema… aunque tenía otro muchísimo más interesante. Primero, es justo destacar que nos  hemos reído a destajo.  Aquí ya hay una apreciación. Era lo que necesitaba el país con urgencia: reírse a destajo, liberar tensiones. Y, segundo,

SEGUIRÁ IMPERTÉRRITO EN DOWNING STREET 10

Imagen
  SEGUIRÁ IMPERTÉRRITO EN DOWNING STREET 10   Lillian Calm escribe: “Estas no son, como es lógico, las cavilaciones de un primer ministro, sino de un gato; porque Larry es gato. Y también es uno de los pocos funcionarios con carácter vitalicio (si no el único) en Downing Street número 10, residencia donde se  cocina  la política del Reino Unido. Esto del gato no es una bufonada. Los británicos (al parecer de izquierdas y derechas) no solo cultivan su peculiar sentido del humor, sino también las tradiciones: documentos fidedignos aseguran que, desde el siglo XVI,  un gato habita en la residencia del Primer Ministro de Inglaterra”. Pase lo que pase en las elecciones generales del Reino Unido convocadas para hoy, él no se cambiará de casa. Las encuestas prevén un triunfo de los laboristas, lo que significaría que el conservador Richi Sunak, el primer ministro de ascendencia india, tendría que hacer las maletas y partir. Pero él no se moverá de la residencia de los primeros ministros. Esta