NUEVO LIBRO: LOS DOCE DÍAS DE UN SANTO EN CHILE

 

NUEVO LIBRO: LOS DOCE DÍAS

 DE UN SANTO EN CHILE

 

Lillian Calm escribe: “Las periodistas María Teresa Álamos y María José Lecaros recopilaron, seleccionaron y editaron (y me consta cuán arduamente trabajaron) algunas de las muchas frases que en tierras chilenas dejó Josemaría Escrivá, el autor del libro Camino. Entonces era el fundador de Opus Dei, que venía a Chile: una visita casi familiar. Hoy se rememora medio siglo del viaje -fue en junio de 1974- de quien hoy es san Josemaría, canonizado por el papa san Juan Pablo II”.

Fui hace ya unas tardes a la Universidad de los Andes donde, en un aula magna abarrotada, se presentó un libro pequeñito. Un formato de apenas una cuarta para menos de 150 paginas… pero, ¡qué gran contenido!

Las periodistas María Teresa Álamos y María José Lecaros recopilaron, seleccionaron y editaron (y me consta cuán arduamente trabajaron) algunas de las muchas frases que en tierras chilenas dejó Josemaría Escrivá, el autor del libro Camino. Entonces era el fundador de Opus Dei, que venía a Chile: una visita casi familiar. Hoy se rememora medio siglo del viaje -fue en junio de 1974- de quien hoy es san Josemaría, canonizado por el papa san Juan Pablo II.

La presentación del libro fue un original coloquio. Desde mi órbita profesional hasta percibí una cuasi conferencia de prensa, en que ambas periodistas exprimieron con sus preguntas a quien en los años setenta era un joven sacerdote: hoy José Miguel Ibáñez, conocido por su crítica literaria como Ignacio Valente, es capellán de esa Universidad (casa de estudios que inspiró san Josemaría),

Así, concentrando el interés de los asistentes, él hizo vida en unos tres cuartos de hora, en un ping pong de preguntas y respuestas, los que fueron esos doce días en que san Josemaría nos visitó.

El entrevistado aludió a otro ping-pong de preguntas y respuestas, es decir, a la fórmula que Josemaría Escrivá inauguró, con espontaneidad y sin pretenderlo, en sus viajes familiares: es lo que se llamó tertulias, encuentros con sus hijos y los amigos de sus hijos.

 

Leo en la Introducción del libro:

En esos encuentros alegres, cercanos e informales, anticipa: “Hablaremos de Dios y de las cosas de Dios”.

 Y, precisamente, este libro se titula:  San Josemaría en Chile. Hablar de Dios y de las cosas de Dios. Son siete capítulos sin orden cronológico sino temático que, como escriben las editoras, trascienden el tiempo y tratan de revivir, para los que no estuvieron, las doscientas y tantas horas del santo en ChileAunque pasen los años, son nuevas, vigentes y universales.

Agregan que lo que asombró y conmovió hace cincuenta años, está en estas páginas: es san Josemaría que ayuda a rezar y a acercarse a Dios.

 

Cito al azar o, quizás, no tan al azar, algunos de esos puntos:

 

CADA DÍA CON MÁS AMOR

Lo que de vosotras espera el Señor es que os dediquéis a vuestra labor intelectual o manual con mucho amor, cada día con más amor.

Todo por amor, porque el Amor, Jesús Señor Nuestro, no es amado: es maltratado, vilipendiado, ofendido.

 

JESÚS ESTÁ ESPERANDO

Movilizaos para empujar hasta Cristo a los que viven una vida que no es cristiana, sino pagana: una vida sin Dios. Decidles al oído, cariñosamente, que Jesús está esperando, que está remendando las redes, arreglando la barca; que hay un sacramento, que es de la Confesión, que limpia, purifica, enaltece y diviniza; que nos da fuerzas para seguir adelante en los caminos de la tierra, para amar la libertad de los demás y defender la propia.

 

INSTRUMENTOS DE UN PRODIGIO

Diles que estén  orgullosas de la confianza que Dios tiene en ellas mandando al mundo una criatura que ya, cuando está en su seno, es hija de Dios (…) Que le den gracias al Señor por ser instrumento de una cosa tan maravillosa, de un prodigio tan extraordinario, de esa participación en el poder creador de Dios. Díselo así.

La vida nos la da Dios, y solo Él se la puede llevar.

 

 LA MORAL ES LA DE SIEMPRE

¡La moral es la de siempre, no ha variado, no hagáis caso a esos locos! Ni en la vida de solteros, ni en la vida matrimonial. ¡No ha variado! Lo que era pecado sigue siendo pecado, aunque en algunos países lo permitan las leyes, que no son leyes porque no son para el bien común. Una ley que no sirve al bien común, no es una ley, es un abuso de los que legislan. Y no hablo de política. Sigo hablando de religión.

 

ALMA GIGANTESCA

Padre, no sé cómo le vamos a agradecer el sacrificio que ha hecho viniéndonos a ver a este país, ¡que está en el fin del mundo…!

 

Déjame que te responda a esto: Chile no es el fin del mundo. Si estuviera en lo alto de los Andes… ¡pero está debajo! (…) Luego, Chile es una nación maravillosa, amable, que merece el cariño de todo el mundo. Y cuando se os conoce, robáis el corazón.

 

Y agrega:

Yo quiero mucho a vuestra tierra. Tenéis un alma gigantesca, como esos montes que están coronados siempre de nieve, pero no os podéis conformar con cosas pequeñas. Debéis comprenderos y amaros.

 

 

Difícil escribir cuando hace cincuenta años yo misma estuve en esas tertulias.

Difícil escribir cuando las editoras, las autoras de esta recopilación, son dos grandes amigas mías. 

 

Lillian Calm

Periodista

20-06-2024

 

 BLOG: www.lilliancalm.com

Entradas populares de este blog

AL LEER EL ALLENDE DE DANIEL MANSUY

LA ZAGA DE NILAHUE… Y TAMBIÉN DE LOS BARAONA

EL “HIPERCONECTADOS” DE UN HIPERCONECTADO