LA EMBAJADA QUE SE HABÍA CONVERTIDO EN CUPO

 

LA EMBAJADA QUE SE HABÍA

CONVERTIDO EN CUPO

 

Lillian Calm escribe: “La sindicalista y ex embajadora Bárbara Figueroa había dejado en septiembre, abruptamente, la residencia de la bonaerense calle Tagle. El Partido Comunista la llamó a Chile y ella, obediente, sumisa, en plena campaña presidencial argentina se presentó en cuestión de horas en Santiago con el fin de apuntalar a sus correligionarios, desde el cargo de secretaria general de su colectividad, tras el evidente vacío que les dejó la muerte de Guillermo Teillier”.

Fue una de las embajadas más importantes de Chile en el exterior. Me corrijo: sigue siéndolo y lo será –anoche se supo que el abogado, ex ministro y ex parlamentario José Antonio Viera Gallo asumirá como embajador en Buenos Aires-, como suelen serlo las vecinales.  Es lo que sucede con Perú, también país fronterizo (con Bolivia no existen relaciones diplomáticas a nivel embajadores).

Pero Argentina supone un aditamento: con ese país tenemos, en el mundo, la tercera frontera más extensa en longitud después de Estados Unidos y Canadá, y Rusia y Kazajistán.

Nuestra a veces tan errática política exterior (caracterizada históricamente también por muchas virtudes, como su apego al Derecho Internacional) había convertido esa embajada en un mero cupo. En una vacante que ni siquiera fue llenada para que un titular con el rango de embajador estuviera a la cabeza de la misión, durante el reciente proceso electoral trasandino.

La sindicalista y ex embajadora Bárbara Figueroa había dejado en septiembre, abruptamente, la residencia de la bonaerense calle Tagle. El Partido Comunista la llamó a Chile y ella, obediente, sumisa, en plena campaña presidencial argentina se presentó en cuestión de horas en Santiago con el fin de apuntalar a sus correligionarios, desde el cargo de secretaria general de su colectividad, tras el evidente vacío que les dejó la muerte de Guillermo Teillier.

Entonces, con una elección ad portas, los gurús de nuestra actual política exterior se decantaron, antes de mover las fichas del tablero, por verificar si era Milei o Massa quien ocuparía en definitiva la Casa Rosada.

Lo que resultaba evidente era que los comunistas  habían tenido que resignarse a perder lo que ellos consideraban un cupo propio, intransferible, que le pertenecía al partido.

Argentina -o Buenos Aires, como se le llama coloquialmente- es una plaza tan prioritaria para Chile que, solo con excepciones, han sido  hombres destacados quienes han representado a nuestro país en diferentes épocas de la historia.

El bogado José Antonio Viera Gallo, militante del Partido Socialista, conoce Argentina. Incluso estudió allá cuando su padre era diplomático y, luego, él fue embajador  en Buenos Aires entre 2015 y 2018. Es un nombramiento acertado que, desgraciadamente, no se hizo ni se asumió semanas antes de la elección trasandina.

 

Lillian Calm

Periodista

23-11-2023

 

 BLOG: www.lilliancalm.com

Entradas populares de este blog

AL LEER EL ALLENDE DE DANIEL MANSUY

LIBRO REVIVE A GONZALO VIAL, UN HOMBRE QUE AMÓ A CHILE

LA ZAGA DE NILAHUE… Y TAMBIÉN DE LOS BARAONA