DIOS, LA CIENCIA, LAS PRUEBAS

 

DIOS, LA CIENCIA, LAS PRUEBAS

 

Lillian Calm escribe: “La conclusión de estas seiscientas páginas (que, reconozco, he leído al menos por ahora en forma sesgada) es que las pruebas de la existencia de Dios presentadas son rabiosamente modernas, claras, racionales, multidisciplinarias”.

Tres años y veinte especialistas permitieron a los autores concluir un libro diferente, demasiado diferente, que ha llegado a ser bestseller en Francia y ahora, traducido, se edita en España. Decidí encargarlo al leer una reseña en El Correo de Bilbao.

El título del comentario me era suficiente: El libro que ha incendiado Francia. Dios existe y tenemos las pruebas.

En estos momentos  tengo sobre mi escritorio Dios, la ciencia, las pruebas, un tremendo libro talla grande (si los libros tuvieran talla), cuyos autores, Michel Yves Bolloré y Olivier Bonnassies, tienen profesiones muy diversas entre sí: el primero es ingeniero informático y, el segundo, con estudios en  comercio y teología, si bien fue ateo hasta los veinte años, es un prolífico autor de temas relacionados precisamente con la fe. Es uno de los fundadores de la web católica Aleteia (concepto filosófico acuñado por Parménides), la que se difunde en unos seis idiomas.

Leo en El Correo: Aseguran que existen sólidos argumentos científicos para demostrar la existencia de un creador.

La editorial Funambulista se interesó en publicar la traducción al castellano. El resultado: casi seiscientas páginas prologadas por el Premio Nobel de Física Robert W. Wilson, y por la historiadora y filóloga Elvira Roca.

La conclusión de estas seiscientas páginas (que, reconozco, he leído al menos por ahora en forma sesgada) es que las pruebas de la existencias de Dios que presentan son rabiosamente modernas, claras, racionales, multidisciplinarias. Se agrega que pueden confrontarse de manera objetiva con el Universo real y, además, son numerosas.

Sigo leyendo: Son incluso tan numerosas y variadas que, si las hubiésemos enumerado todas, el libro que tienen entre las manos tendría las dimensiones de una enciclopedia.

Hay capítulos dedicados exclusivamente a descubrimientos de la ciencia. Otros a fuentes históricas incluso archipretéritas, unas en pro y otras en contra de determinada tesis.

En el capítulo sobre Jesús y los cristianos, entre esos pros y contras, hay citas que pertenecen desde Flavio Josefo, Mara bar-Serapión, Suetonio, Tácito, Plinio el Joven, Luciano de Samósata, el médico Galeno, el filósofo Celso… hasta, por supuesto,  los modernos.

Los autores, y lo explicitan, abordan el tema en forma racional y concorde a los recientes avances de la física, la biología, la cosmología.

Si no fuera así, pienso, no se entendería el éxito entre los franceses, muchos tan racionales: 220.000 ejemplares vendidos y 200 conferencias sobre el tema.

Por último Bolloré y Bonnassies analizan qué retendrán los lectores al terminar este libro, tanto los creyentes como quienes se interrogan de manera esporádica de la existencia o no de realidades espirituales… y, también, los materialistas ( que han tenido la paciencia y la valentía, anotan , de leernos hasta el final).

Como no he alcanzado a recorrer todas sus páginas debo agregar como corolario que, por ahora, lo anuncio aunque aún no me pronuncio.

 

Lillian Calm

Periodista

19-10-2023

 

 BLOG: www.lilliancalm.com

Entradas populares de este blog

BRIGADISTAS Y BRIGADISTOS

AL LEER EL ALLENDE DE DANIEL MANSUY

LIBRO REVIVE A GONZALO VIAL, UN HOMBRE QUE AMÓ A CHILE