GUILLERMO TEILLIER EN TRES ACTOS

 

GUILLERMO TEILLIER

EN TRES ACTOS

 

Lillian Calm escribe: “¿Cuántas columnas escribí llamando a sabiendas por su chapa o su alias, a ese hombre de aspecto apacible y bonachón, fiel discípulo del Partido Comunista soviético, formador de nuevas generaciones de comunistas y, no olvidemos, jefe militar de su partido y supervisor, como tal, del Frente Manuel Rodríguez? ¿Unas tres? Por eso, ahora que ya no está, recordemos a Teillier al menos también en tres actos inspirados en esos párrafos”.

No sabía cómo titular. Si el Rey ha muerto (por su carácter vitalicio) o a la memoria de Sebastián Larraín. Son muchas sus caras, sus rostros. Finalmente decidí recurrir, al menos en el título y parte del texto, al nombre que me parece ser el verdadero.

Si bien no sé cuál era el que se leía en su carnet de identidad, intuyo que al menos Guillermo Teillier tiene que haber aparecido en su certificado de nacimiento. Digo todo esto porque, durante muchos años, él fue Sebastián Larraín.

¿Cuántas columnas escribí llamando a sabiendas, por su chapa o su alias, a ese hombre de aspecto apacible y bonachón, fiel discípulo del Partido Comunista soviético, formador de nuevas generaciones de comunistas y, no olvidemos, jefe militar de su partido y supervisor, como tal, del Frente Manuel Rodríguez?

¿Unas tres?

Por eso, ahora que ya no está, recordemos a Teillier al menos también en tres actos inspirados en esos párrafos.

 

I ACTO

El presidente del Partido Comunista, Guillermo Teillier, en 2011, firma una más que conceptuosa carta de condolencia con motivo de la muerte del dictador militar de Corea del Norte Kim Jong Il.

Transcribo párrafos suscritos por Teillier:

El Partido Comunista de Chile expresa al pueblo de la República Popular Democrática de Corea, al Partido del Trabajo y en particular a Usted y su familia nuestras condolencias por el fallecimiento del compañero Kim Jong Il. 

 En este momento de dolor para los trabajadores y todo el pueblo de la República Popular Democrática de Corea, el Partido Comunista de Chile está convencido que la lucha por la construcción de una próspera sociedad socialista, por la reunificación del país, la defensa de los intereses del pueblo coreano en contra de las maniobras del imperialismo norteamericano continuarán siendo impulsadas firmemente por quien lo reemplace en los cargos de la dirección del Partido y el Estado

Y continúa:

El Partido Comunista de Chile expresa al pueblo de la República Popular Democrática de Corea, al Partido del Trabajo y en particular a Usted y su familia nuestras condolencias por el fallecimiento del compañero Kim Jong Il.

El sentido mensaje estaba dirigido al camarada Kim Jong-Un, hijo del difunto, y quien luego haría fusilar al tío, a la parentela del tío y, entre otros, a un camarada que se quedó dormido sin atenuantes durante una ceremonia, ejecuciones que, en rigor, hay que reconocerlo, no ameritaron un nuevo pésame firmado por Guillermo Teillier.

 

II ACTO

Guardo una larguísima entrevista a Teillier publicada en el diario La Tercera el 31 de marzo de 2013. Cada cierto tiempo la vuelvo a citar. Su autor es el periodista Juan Cristóbal Peña.

Ahí me impuse de que quien fue el cuasi vitalicio presidente del Partido Comunista de Chile, durante el gobierno militar se hacía llamar Sebastián Larraín.  Como jefe militar del Partido Comunista era quien supervisaba las acciones del Frente Patriótico Manuel Rodríguez.

El periodista lo define como una especie de ministro de Defensa de una fuerza subversiva que en los años ‘80, entre muchas otras operaciones que pretendían desestabilizar el régimen militar, ejecutó el atentado a Pinochet y la internación de arsenales por Carrizal Bajo.

Luego da a conocer su diálogo con Teillier o con Larraín. Parte de él:

-¿Autorizó usted el atentado a Pinochet?

-Sí, por supuesto. Fue una decisión del partido.

El periodista insistía:

-¿Y los asaltos a bancos y financieras también eran aprobados por el partido?

Reproduzco textual:

-Nosotros no hicimos asaltos a bancos, que yo recuerde. A armerías sí, eso era aceptado. Ese tipo de cosas son de cajón que las tenían que hacer. Evidente. También, asaltos a camiones con pollos que se repartían en poblaciones. Ahora, yo le quiero decir que el Frente actuaba con bastante responsabilidad. Lo que pasa es que acciones de este tipo traen consecuencias. Hay pérdidas de vidas, riesgos, los que estaban metidos en eso sabían en lo que estaban.

Recordemos: en ese atentado camino al Cajón del Maipo,  el 7 de septiembre de 1986, Augusto Pinochet, que era el objetivo, salió ileso. El saldo fue de cinco muertos y once heridos.

 

III ACTO

Hay quienes han sostenido que en Chile el detonante del estallido de octubre de 2019, ese que marcó un antes y un después, aunque nadie lo crea verdaderamente,  fueron los treinta pesos del alza del pasaje del Metro.

En otras palabras, por treinta pesos se destruirían simultáneamente casi todas las estaciones de ese servicio de locomoción y, más encima, puntos neurálgicos de diferentes  ciudades (si hasta hubo manifestaciones en Berlín), con un saldo de muertes, devastación y estragos difícil de cuantificar.

Singular es que el presidente del Partido Comunista, Guillermo Teillier (entonces también diputado), le haya solicitado al Presidente de Chile, de la época, Sebastián Piñera, que renunciara. Que renunciara y llamara a nuevas elecciones si no tiene la capacidad de gobernar. Insistió en que se revirtiera el alza del pasaje, solicitada en las manifestaciones, y… el alza se revirtió.

 Las muertes se respetan y yo siempre las he respetado. Es de bien nacidos.

Sabía que el presidente cuasi vitalicio del Partido Comunista estaba mucho peor de salud de lo que había trascendido, pero aún así las noticias sobre la muerte de alguien no dejan de impresionar. Al menos en mi caso, ante cada muerte me quedo perpleja, porque se trata del paso más importante que puede darse desde este  mundo; el verdaderamente importante. El único importante.

Por eso, si bien procuro ser objetiva en la narración de los hechos transcurridos en vida de Guillermo Teilllier, más allá del periodismo, en lo personal, tengo que reconocer que no puedo dejar de rezar hoy día por el alma de Guillermo Teillier.

 

Lillian Calm

Periodista

31-08-2023

 

 BLOG: www.lilliancalm.com

Entradas populares de este blog

AL LEER EL ALLENDE DE DANIEL MANSUY

LIBRO REVIVE A GONZALO VIAL, UN HOMBRE QUE AMÓ A CHILE

LA ZAGA DE NILAHUE… Y TAMBIÉN DE LOS BARAONA