UNA LADY EN LA PATAGONIA DEL XIX

 

Lillian Calm escribe: “Lady Patagonia, ese es el título, trata de Florence Dixie, a quien la autora María Eugenia Allende Correa define como turista y aclara, incluso, que es la primera turista de la región Magallánica: una viajera excéntrica, sobre todo si nos situamos en la Sudamérica de la segunda mitad del siglo XIX. En forma ocasional llegaban a esas tierras remotas ‘exploradores, misioneros, científicos y colonizadores’”.

Antes que nada quiero aclarar, para evitar malas interpretaciones, que conozco a María Eugenia Allende Correa, la autora, desde siempre. Fui al matrimonio de sus padres. También, al suyo. Sabía que se había inclinado por la historia y que incluso después había decidido doctorarse, lo que la llevó -al materializar su tesis- tras las aventuras de una gringa extravagante tanto a la Patagonia como a Londres. Hace muy poco me llamó para invitarme a la presentación del libro en el que se había convertido esa tesis.

Pienso que fui más bien por cariño, pero al llegar a la Universidad de los Andes, alma máter de su doctorado, entré a una concurrida sala donde los más eran historiadores, y al tener un ejemplar entre mis manos, cuidadosamente materializado por Ediciones Universidad Católica, lo reconozco, no solo me sorprendí sino que no pude dejar de expresar para mis adentros: ¡qué libro!

Y luego fui repitiendo ese ¡qué libro! a medida que avanzaba por sus casi quinientas páginas No es un libro más de tantos y tantos que se publican. Su originalidad, desde la atrayente portada, nos sorprende.

Lady Patagonia, ese es el título, trata de Florence Dixie, a quien la autora María Eugenia Allende Correa define como turista y aclara, incluso, que es la primera turista de la región magallánica: una viajera excéntrica, sobre todo si nos situamos en la Sudamérica de la segunda mitad del siglo XIX. En forma ocasional llegaban a esas tierras remotas “exploradores, misioneros, científicos y colonizadores”.

El objetivo principal de esta viajera era “una hazaña inédita hasta entonces: convertirse en la primera mujer que hizo de la Patagonia un destino turístico”. Y agrega la autora: “Pero para comprender mejor las razones de su partida y su experiencia en la región austral, es necesario conocer primero su personalidad y su historia”, y la detalla con conocimiento.

 

Concretó su viaje a la Patagonia en 1879

En la presentación explicó cómo en la era victoriana no solo los hombres fueron destacados trotamundos, sino que las mujeres también se entregaron con entusiasmo a esa pasión. Una de ellas, que dejó de lado los prejuicios (de la época y de otras épocas posteriores, agregaría yo) fue Lady Florence Dixie (1855-1905), que concretó su viaje a la Patagonia en 1879, año que para los chilenos no nos es indiferente.

María Eugenia Allende señaló que como la “primera turista” de esta remota tierra, Florence fue además la primera mujer en escribir una narrativa acerca del lugar. “El análisis de su travesía y de su obra Across Patagonia (1880) fueron parte esencial de este estudio”, señala.

Según la propia autora, el libro está enfocado bajo tres perspectivas principales:

- La Dixie como aventurera y turista victoriana;

- Como autora del primer relato de viaje femenino sobre la Patagonia; 

- Y como escritora y activista tras esta travesía.

 

Y aclaró a los asistentes en la presentación: “Este libro no es un recuento cronológico y detallado del viaje de Dixie, sino un análisis profundo de su obra patagónica, su vida, el contexto de su época y de la región patagónica, siendo la comparación entre su experiencia con la de otros victorianos mencionados uno de los ejes de Lady Patagonia (Annie Brassey, Julius Beerbohm y Charles Lambert), que también, como ella, se embarcaron a esta zona austral en busca de un tiempo de recreo y placer en un lugar único y especial”.

Señaló que “los testimonios de estos victorianos, exitosas publicaciones en Inglaterra, son un aporte original y distinto en la tradición narrativa de la región, pues presentan las impresiones de viajeros que expusieron una nueva perspectiva en la historia de este territorio”. Agregó que el libro “busca descubrir y destacar aquello que hace de estos textos, relatos turísticos diferentes a otras narrativas de índole recreativa. Se buscó apreciar y realzar el patrimonio natural de la Patagonia chilena, en particular de la zona magallánica, sobre la base de estos testimonios y sus registros gráficos”.

Y continuó: “Si bien sus travesías contaban con numerosos elementos propios del turismo, la elección de este lugar los sitúa en la categoría de turistas de élite, distintos al turista promedio. Movidos por la curiosidad y el deseo de aventura, se embarcaron en un viaje que requería de una gran preparación, más allá de los límites del mundo conocido”.

Luego la autora inquirió en la presentación: “¿Qué se plantea en Lady Patagonia?”. Y se respondió a sí misma: “Se plantea que esta británica no solo representa un modelo alternativo y diferente a otras aventureras victorianas, sino que, además, puede ser considerada como una viajera anómala y especial en el contexto de los relatos patagónicos del siglo XIX”.

Para María Eugenia Allende el viaje de Florence Dixie fue pionero por tres razones: porque ninguna mujer antes que Dixie había elegido la Patagonia como principal destino de viaje, del que dejó un importante registro literario; porque su recorrido fue principalmente turístico, hecho inusual en el ámbito literario patagónico hasta ese entonces; y porque la obra de Dixie presenta particularidades que hacen de Across Patagonia, un testimonio único entre las narraciones relativas a esa región.

Se preguntó la doctora en Historia: ¿cuál es el atractivo de este libro? Destacó, en primer lugar, que “cuenta una historia fascinante. Cuando la Patagonia era el lugar más lejano y exótico de todo el mundo, a una victoriana de la aristocracia británica y de controvertida personalidad se le ocurrió la loca idea de venir hasta acá”. En segundo término se refirió al escenario geográfico central de estudio: la Patagonia, “una región que, desde que Magallanes descubre el famoso estrecho que lleva su nombre, ha fascinado por siglos a viajeros, exploradores, científicos, colonizadores y turistas. Un lugar en donde imperaban el mito y la leyenda…”.

 

Hasta imaginó a una Primera Ministra

Concluyó: “En tercer lugar, vale la pena leer este libro por su protagonista ¿Quién era Florence Dixie? Una victoriana excéntrica y multifacética. Una mujer cuya biografía es digna de una novela”. Tras su fallecimiento, en 1905 se la destacó como “viajera, activista política, novelista, escritora de libros de viajes, corresponsal de guerra, experta cazadora y diestra jinete, hábil atleta y dedicada enfermera…”. Fue una victoriana que imaginó una Gran Bretaña gobernada por una Primera Ministra, lo que en ese entonces parecía imposible.

Tras este libro investigado con rigurosidad hay tres salidas a terreno de la autora (si pueden llamarse así): dos visitas a la Patagonia y una estancia en Londres.

Quienes no sean aficionados a la historia, a la Patagonia y a la Inglaterra victoriana van a fascinarse al leer sobre historia, la Patagonia y la Inglaterra victoriana. Por mi parte, tras terminar sus páginas, solo puedo agregar tres palabras: vale la pena.

 

 

Lillian Calm

Periodista

Entradas populares de este blog

AL LEER EL ALLENDE DE DANIEL MANSUY

LIBRO REVIVE A GONZALO VIAL, UN HOMBRE QUE AMÓ A CHILE

LA ZAGA DE NILAHUE… Y TAMBIÉN DE LOS BARAONA