EL ASESINATO DE UN HAENDEL Y DE MUCHOS OTROS

 

Lillian Calm escribe: “Según un periódico alemán ‘Schubert, Haendel, Wagner, Weber, Bach y Mozart (tenían) incluso seis hermanos mayores. Se les hubiera planificado a muerte ya antes de ser engendrados”.

Este mes de marzo termina con nubarrones negros, muy negros para Chile. Me referiré solo a uno. A la aprobación del aborto libre por el pleno de la Convención Constitucional, lo que abre el camino a que quede finalmente consagrado en una nueva Carta Magna.

Se trata del primer inciso de los llamados derechos sexuales y reproductivos, que contó con una aprobación de 113 votos a favor, 35 en contra y 5 abstenciones.

¿Qué propician los 113 convencionales que votaron a favor? ¿Y, también y por qué no, los 5 que se abstuvieron y no fueron capaces de votar en contra?

Que “todas las personas son titulares de derechos sexuales y derechos reproductivos. Estos comprenden, entre otros, el derecho a decidir de forma libre, autónoma e informada sobre el propio cuerpo, sobre el ejercicio de la sexualidad, la reproducción, el placer y la anticoncepción”.

Esto viene a ser el vamos para que pueda darse el aborto libre en Chile. De regir resoluciones como estas podrían significar -y no sabemos si lo significarán- el asesinato de un Haendel… O, quizás, también de un Schubert, un Wagner, un Weber, un Bach y un Mozart.

Debido a que no creo que todos quienes están encargados de redactar la nueva Constitución sepan quiénes son los anteriores, adelanto que fueron compositores famosos y seguramente, tal vez sin ni siquiera estar conscientes de ello, han escuchado más de alguno de sus acordes.

¿A dónde voy con todo esto?

A que leí un artículo publicado en el periódico alemán Deutsche Tagepost que me hizo enmudecer. Cito uno de sus párrafos:

“… los alemanes no hubiéramos tenido un Amadeus Mozart o un Johann Sebastian Bach, un Richard Wagner u Otto von Bismarck (político y no músico), un Freiherr von Stein (también político y no músico), Franz Schubert, Carl Maria von Weber, Ludwig von Beethoven o Georg Friedrich Haendel. Porque todos estos hombres que, según se dice, han destacado por su talento y producciones geniales, no hubieran nacido en la actual familia alemana media de 1,7 hijos, más perro. Todos tenían al menos tres hermanos mayores; y Schubert, Haendel, Wagner, Weber, Bach y Mozart incluso seis. Se les hubiera planificado a muerte ya antes de ser engendrados”.

En Chile la mayoría de los convencionales ha votado simplemente por ejecutar al no nacido, lo que se denomina aborto en Chile, en Alemania y en la Quebrada del Ají, aunque muchos seudocientíficos y no tan seudos elaboren teorías muy propias sobre la gestación.

Dejo por esta vez otras poderosas consideraciones a favor de la vida y me quedo con una sola: ¿cómo saber de quién o de quiénes -tal vez genios, algunos- estamos privando a Chile y a la humanidad?

No me alargaré porque pienso que ya expuse todo lo que esta semana quería decir en esta columna. O, más bien, escribir.

 

 

Lillian Calm

Periodista

Entradas populares de este blog

AL LEER EL ALLENDE DE DANIEL MANSUY

LIBRO REVIVE A GONZALO VIAL, UN HOMBRE QUE AMÓ A CHILE

LA ZAGA DE NILAHUE… Y TAMBIÉN DE LOS BARAONA