SECADOR DE PELO

 

Lillian Calm escribe: “Llegó a mi celular la toma de un zoom en plena sesión 42 de la Comisión de Medio Ambiente de nuestra inefable Convención Constitucional. Se observa virtualmente a sus diferentes integrantes: diez. Una constituyente no pierde el tiempo durante la mentada sesión y aparece secándose el pelo largo, secador en mano. Si bien no alcanzo a ver la marca del secador, distingo el apellido de su usuaria”.

No sé si el WhatsApp que recibí se habrá viralizado, pero no creo haber sido una de las pocas destinatarias. Es para difundirlo a profusión porque, a mi juicio, retrata algo y mucho de lo que vivimos día a día.

Me explico: llegó a mi celular la toma de un zoom en plena sesión 42 de la Comisión de Medio Ambiente de nuestra inefable Convención Constitucional. Se observa virtualmente a sus diferentes integrantes: diez. Una constituyente no pierde el tiempo durante la mentada sesión y aparece secándose el pelo largo, secador en mano.

Si bien no alcanzo a ver la marca del secador, distingo el apellido de su usuaria: Godoy. La busco en Google y fácilmente ato cabos: con ese apellido aparece una constituyente que pertenece a la Comisión de Medio Ambiente.

No sé cuál sería su sesudo aporte a la reunión. Solo sé que aprovechó la sesión para secarse el pelo… y no con el calor del verano ni melena al viento.

La toma del zoom permite advertir las caras de aburrimiento de otros constituyentes que ni siquiera parecen advertir el improvisado salón de belleza que se ha montado durante una de las sesiones de la Comisión.

No conocía yo para nada y ni de nombre a esa convencional, pero en esa comisión dedicada al medio ambiente y con el apellido Godoy aparece una integrante de nombre Isabel Godoy Monárdez que, según abunda su curriculum vitae (copio) “en la Convención Constitucional, representa al Pueblo Colla, electa vía Escaños Reservados representantes de Pueblos Indígenas”. Fue vicepresidenta adjunta de la Convención Constitucional entre el 29 de julio de 2021 y el 6 de enero de 2022.

Luego: “A los 15 años ingresó a las Juventudes Comunistas”.

Agrega también su curriculum vitae que “plantea que los recursos naturales deben ser consagrados y declarados como sujeto de Derecho a Pachamama” (es decir, la Madre Tierra, que es escrita con mayúsculas y considerada una deidad por algunos).

Sobre el uso del secador de pelo en plena sesión, Google no dice nada. Ella seguramente quiso aprovechar el tiempo y quizás no se dio cuenta de que la suya es una gravísima falta de respeto a la que es considerada, al menos hasta ahora, como una de nuestras instituciones republicanas: la Convención Constitucional.

Recuerdo que cuando recién empezábamos a usar el zoom, en los primeros días de pandemia, incluso llegamos a observar que mientras una concentradísima profesora dictaba clases, su desaprensivo marido atravesó en calzoncillos frente a la cámara.

Pero ya aprendimos. Todos sabemos usar el zoom y poner en negro la pantalla cuando se nos solicita por alguna razón superior. Por supuesto, no para secarnos el pelo.

Y por lo demás considero que aunque no pude pesquisarla, la marca del secador no es para nada trivial. Ni tampoco sus revoluciones. Me informo de que la mayoría de los secadores tienen entre los 1.000 y los 2.500 vatios. No obstante, existen secadores entre 600 y 3.600 W.

Hay que estar atentos porque estamos viviendo demasiadas revoluciones -me refiero a las eléctricas y, por supuesto, también a las políticas- que pueden arrasar en menor y mayor medida muchísimo más que nuestro tan apreciado medio ambiente.

 

 

Lillian Calm

Periodista

Entradas populares de este blog

AL LEER EL ALLENDE DE DANIEL MANSUY

LIBRO REVIVE A GONZALO VIAL, UN HOMBRE QUE AMÓ A CHILE

LA ZAGA DE NILAHUE… Y TAMBIÉN DE LOS BARAONA